Dr. Claudio J. Massaccesi: “Sin moratoria, jubilaron a los partidos políticos”

0 12

Saladillo/BA. La política desde las últimas décadas, se ha visto bastardeada por el pase a desuso de los partidos políticos. La mediatización de la misma y de los políticos, atravesó con heridas de gran calibre a quienes son sostén fundamental de la democracia, que son los partidos y con ello a sus principios fundamentales; doctrinas valores e ideologías; donde cada ciudadano optaba por quién lo iba a representar en base a sus convicciones y coincidencias ideológicas. Los candidatos desde el más importante hasta el último militante, se formaban en un comité o en una unidad básica; el cambio de esta liviana transformación fue en varios casos a fundaciones o entidades que solo optan por el concepto de la conveniencia acorde a intereses económicos de quienes legalmente conforman estas personas jurídicas. Hoy la Política de doctrina de principios se ha visto despojada a cambio de la política personalista (elegimos personas); las grandes corporaciones han incentivado el juego de la pérdida de identidad filosófica de las propuestas partidarias a cambio de nombres; apareciendo en escena grandes ilustres pasajeros de la mediatización; sin saber que votamos; cuáles son sus ideas; cuál es su formación política de origen. Los partidos políticos en la concepción más amplia de su definición, contienen, forman y arman propuestas de gobierno a las cuales se pueden coincidir o no; pero se hace desde esa base ideológica es decir a sus raíces. Así podemos mencionar los ideales que llegaron a la formación de la Unión Cívica Radical, el Justicialismo, la Unión del Centro Democrático y tantos otros que existieron históricamente en nuestro País. La desmembración de los mismos, actitud pensada a mi entender por los grandes intereses, hizo que hoy elijamos Presidentes o Gobernadores que no conocemos su formación política o al menos no la tienen declarada ni controlada.- las conducciones partidarias bien concebidas también contribuyen a los controles de la aplicación de políticas (claro en estos caso deben actuar como una especie de auditoria de políticas públicas y no quienes ocupan responsabilidades en el gobierno; ergo nadie que tenga la conducción de un Partido deberá ocupar un cargo en su propio Gobierno; de lo contrario lo estaremos indirectamente silenciando); También resulta importante destacar que en un país de políticas de extremos, se torna indispensable por la salud del sistema democrático el establecimiento de políticas de Estado ya que la sociedad no resiste más cambios abruptos, Políticas de Estado que ya hace décadas venimos pidiendo ante el omiso caso de quienes debieran tomar dicha iniciativa; y aquí también los Partidos se tornaran fundamentales desde lo institucional y también desde lo conceptual; humilde e hipotéticamente debiéramos evaluar la posibilidad de convocar a una gran asamblea elegida por el pueblo, en la cual se vean inmersos especialistas en diferentes temas; y así consensuar políticas públicas en educación; seguridad; economía; salud y producción, entre otros ítems.

Comments
Free track counters