Solo con amor este mundo será diferente (Por César Morón).

0 53

 Saladillo/BA. Hay una necesidad IMPERIOSA en algunos sectores de la sociedad, de mostrarse en modo «superior», ya sea porque posen un poder adquisitivo importante real o importante pero ficticio, ya que las deudas superan el capital que se quiere hacer creer, poseen como propio.
Y ahí es donde el ser humano se siente Dios. Todo lo puede, discriminar, administrar la vida de los demás expresando por ejemplo: «si yo fuera fulano haría esto o aquello», no siendo solidario, cambiando el vehículo no por necesidad sino por aparentar, construyendo una casa que no la alcanzan a terminar cuando ya los hijos se fueron porque crecieron y comenzaron sus propias historias, sentirse IMPORTANTE por algún puesto jerárquico en alguna empresa o algún puesto político, solo por citar algunos ejemplos que se ven a diario y que se desvanecen rápidamente cuando la maldad del hombre usa la inteligencia para dañar o la naturaleza se enfurece hace estragos incontrolables por más dinero que se tenga.
Una venita que se corte en nuestro cerebro y se termino la apariencia, el poder, el ser distinto, mejor, autosuficiente.
Una catástrofe climática y no hay poderío económico que lo detenga, o un virus insignificante por lo pequeño que pasa a ser «el más poderoso» del planeta y nos mantiene encerrados, sin saber que va a ocurrir en horas porque se expande a una velocidad incontrolable.
Ahí, recién ahí, nos damos cuenta que no hay dioses humanos, y ahí, solo ahí, muchos se dan cuenta que sus rodillas se doblan en busca de la ayuda que provenga del cielo, de la mano del Dios verdadero o del universo, o de ese lugar que se mandan saludos diciendo, «en el lugar que te encuentres» o que se yo.
Solo el amor puede salvar a la humanidad. El ver al otro como un igual más allá de los bienes materiales que posea. Observemos «Imagina» la canción del genio mayor, el GRAN Lennon, y ahí hallaremos muchas respuestas a nuestra mediocridad, ignorancia y nuestra falta de humildad.

Si no cambiamos, será imposible correr ante el peligro que nos acecha, ya que el más pequeño de los virus nos dará alcance y nos aniquilará sin ninguna piedad, pues es alguien que ni siquiera sabe, lo que es el dinero o el poder.

 

Comments