Lacalle Pou decidió que los combustibles no subirán en Uruguay en febrero pese a la recomendación del ministerio de Industria

El Poder Ejecutivo resolvió no modificar el precio de la nafta y el gasoil a pesar de incrementos en el precio internacional del petróleo y la recomendación de Ursea.
El Poder Ejecutivo resolvió no modificar el precio de la nafta y el gasoil a pesar de incrementos en el precio internacional del petróleo y la recomendación de Ursea. (AGUSTIN MARCARIAN/)

Luis Lacalle Pou anunció este martes al mediodía que mantendrá el precio de la gasolina y el gasoil, a pesar de la suba del precio internacional del petróleo y de la recomendación de la Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua (Ursea).

“La decisión ratifica la política de la actual gestión de reflejar la evolución de los precios en el mercado internacional, atenuando las subas cuando es posible y trasladando las bajas —como se dio en los últimos dos ajustes— al consumidor y al sector productivo”, señaló el comunicado.

Como todos los meses, el aumento o no del precio de los combustibles es tema de discusión entre gobierno y oposición uruguaya. En las últimas horas la Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua (Ursea) publicó los Precios de Paridad de Importación (PPI) de gasolinas, gasoil, gas licuado de petróleo y fuel oil correspondientes a enero de 2023 en su sitio web.

Para febrero, el informe prevé un aumento en los PPI de las naftas de 7,3% y 6,3% en el gasoil. La unidad estableció una recomendación que, de aplicarse por parte del Poder Ejecutivo, implicará 2,65 pesos uruguayos de aumento en naftas y 1,18 pesos en gasoil.

De estos datos y tomando otras variables la proyección realizada por el Ministerio de Industria, Energía y Minería uruguayo hace la recomendación, que es tomada de forma más directa. Para el precio de venta al público de la nafta Súper 95 para febrero arroja que debería haber un ajuste del 3,7% al alza.

Por su parte, en el caso del gasoil el ajuste proyectado es de 2%, por lo que el precio de venta al público pasaría de $ 58,99 a $ 60,17. La suba en este caso sería de $ 1,18. Pero el gobierno de Luis Lacalle Pou decidió seguir con los mismos valores de enero.

Se debe tener en cuenta que esas son las proyecciones si se siguiera estrictamente la referencia internacional, sin embargo, en múltiples ocasiones el Poder Ejecutivo ha decidido no trasladar las proyecciones al precio de venta al público.

La decisión del gobierno

Tras la rebaja aplicada en enero de $ 3 en el precio de la gasolina y de $ 6 en el gasoil, el Poder Ejecutivo tomó la decisión de mantener los valores. El presidente de la República, Luis Lacalle Pou, se refirió en las últimas horas al precio de los combustibles para febrero: “Estamos pensando en ver si Ancap, sus finanzas, soportan no hacer una suba a pesar de la recomendación de la Ursea. No hay definición al respecto, estuve en contacto hace un ratito con el ministro de Industria y es el camino que vamos a intentar recorrer”, dijo.

La nafta debería subir 3,7% y el gasoil 2% a partir del 1 de febrero, según la proyección del precio de venta al público del gobierno uruguayo.
La nafta debería subir 3,7% y el gasoil 2% a partir del 1 de febrero, según la proyección del precio de venta al público del gobierno uruguayo.

Luego, se refirió a los cambios que trajo la Ley de Urgente Consideración, que ajusta el precio cada mes. “Cuando el combustible ha subido, a veces el gobierno ha subido, a veces no. Antes solo subían”, agregó.

En declaraciones a la prensa consignada por Subrayado (Canal 10), el ministro de Industria, Omar Paganini, dijo que llegaron a esta resolución tras revisar las finanzas de Ancap y la situación económica en general. “Ancap puede sostenerla bien esta decisión porque tiene márgenes para sostenerse. Estamos tranquilos con las cuentas de Ancap por este mes”, declaró Paganini.

Cómo se fijan precios de los combustibles en Uruguay

El precio de los combustibles en Uruguay es determinado mensualmente a partir de una herramienta que se denomina Precios de Paridad de Importación (PPI), y se aplica a la importación de los productos derivados del petróleo como un precio de referencia por la Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua (Ursea), que luego el Poder Ejecutivo utiliza para fijar las tarifas finales.

las proyecciones si se siguiera estrictamente la referencia internacional, sin embargo, en múltiples ocasiones el Poder Ejecutivo ha decidido no trasladar las proyecciones al precio de venta al público.
las proyecciones si se siguiera estrictamente la referencia internacional, sin embargo, en múltiples ocasiones el Poder Ejecutivo ha decidido no trasladar las proyecciones al precio de venta al público.

El objetivo de esta metodología que se aplica desde 2002, pero sufrió modificaciones en 2010 y en 2017, es transparentar los costos de los combustibles (gasolinas, gasoil, fuel oil, gas licuado de petróleo o supergás, y propano) frente a los consumidores finales. Sobre todo considerando que la importación y producción de derivados del petróleo en el país está en manos de la Administración Nacional de Combustibles, Alcohol y Portland (Ancap), una empresa estatal uruguaya.

Fuente: Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *